martes, 25 de febrero de 2014

NO ES BUENO QUE EL HOMBRE ESTÉ SOLO.....

Hola a todos, lo prometido es deuda, hace unas semanas les dije que tendríamos un nuevo colaborador en mi blog y bueno el día llegó, el es Booz y nos compartirá una serie de posts muy interesantes, decidió comenzar con el siguiente, espero que les sea de bendición.

                                                                                                                                                        RUTH


NO ES BUENO QUE EL HOMBRE ESTÉ SOLO

Gén 2:18  Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.
Parafraseando este versículo, Dios estaría diciendo: ES BUENO QUE EL HOMBRE ESTÉ ACOMPAÑADO.
La palabra BUENO tiene un sentido muy amplío, pero creo que para esto podemos considerar a qué le llama Dios BUENO.
Gén 1:31  Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Con este versículo concluye la creación de este mundo, y todas las cosas que en el existen.
Dios vio que lo que había hecho era bueno “en gran manera”
Podemos pensar varias cosas con esta Escritura, pero a mi mente viene que Dios hizo a este mundo para que funcionara de tal manera que prácticamente se auto-sustentara.
Las cadenas alimenticias, el ciclo del agua, la polinización de las flores, etc.
Podemos citar muchísimos ejemplos que nos revelan a un Creador sumamente inteligente y sabio, que creó todas las cosas que existen prácticamente sin error.

Pero, hablemos del MATRIMONIO.
Dios dijo que era bueno que el hombre estuviera acompañado.
En otras palabras, así como lo que Dios hizo es bueno, y funciona a la perfección, así el varón cuando esta acompañado de su ayuda idónea, encuentra que su estado es BUENO.
En otras palabras, no podemos imaginar mejor condición para un varón, que el estar casado con su mujer.
Es verdad que en la actualidad, el matrimonio no está en los planes de Dios para algunas personas, y
 
también es cierto que el día de hoy, algunos matrimonios tienen que considerar con seriedad la necesidad de separarse, pero al principio no fue así.
La idea primera de Dios para que el ser humano estuviera completo, fue que pudiera unirse en matrimonio.
Es particular hablar de matrimonio en medio de una época en que, desde varios ángulos, el matrimonio sufre constantes ataques que amenazan su supervivencia.
Pareciera que el día de hoy, es preferible no pensar en matrimonio, que si hacerlo.
Sin embargo, retomando la idea de un Dios perfecto que todo lo hizo hermoso en su tiempo, verdaderamente es una enorme fortuna y una gran bendición, poder formar un matrimonio, un enlace de hombre y una mujer, de acuerdo al plan original de Dios.
Conforme a ese plan maravilloso y perfecto, concluimos que para que un ser humano funcione a la perfección, como Dios quiere, es altamente preferible QUE ESTÉ CASADO, puesto que así lo determinó Dios desde el principio.
Vemos que al día de hoy, después de miles de años de su creación, el ciclo del agua, en conjunto con las estaciones, es la manera idónea de sustentar la vida en nuestro planeta. En ninguna manera el ciclo del agua ha pasado de moda, y mucho menos ha sido sustituido por un sistema mejor.
No cabe duda, que no hay nada como que en un ciclo de siembra, en las tierras de cualquier país, el vital líquido caiga y recorra los sembradíos en la cantidad y tiempo adecuado, para la generación del alimento que todo ser humano requiere.
De la misma manera, no hay nada mejor para el ser humano que pueda completar su ciclo de vida en esta tierra, conformando un matrimonio de acuerdo al plan de Dios, y por cierto, tampoco ha pasado de moda.
No estamos diciendo que para poder ser feliz en esta tierra sea necesario casarse, pero el hombre o la mujer que puede conformar un matrimonio en el orden de Dios, tiene poderosas y firmes razones para ser dichoso.
Pro 18:22  El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová.
La Palabra de Dios confirma en este versículo, que es una bendición alcanzar el estado del matrimonio.
Con estás últimas palabras, queremos aclarar que el matrimonio se refiere, a la unión de un hombre y una mujer, en un compromiso civil, público y definitivo. Solo bajo estas condiciones, puede alcanzar la bendición que Dios promete.

Continuaremos hablando de este tema, en una próxima entrega.

                                                                                                                                                            BOOZ

2 comentarios:

Lulu Martínez dijo...

Que hermoso artículo, me encanto y sobre todo su significado, me lo prestan para publicarlo en nuestra página? Respetando los créditos, por supuesto!

Ruth Jonas dijo...

Hola Lulu! claro que lo puedes compartir! para eso es, para la edificación de todos! que tengas un hermoso día!

Pensaba en ti