sábado, 26 de enero de 2013

SALMO 119 (del libro Tesoro de David)


EXPOSICIÓN DE LOS VERSÍCULOS 9 AL 16

Vers. 9. ¿Con qué limpiará el joven su camino? ¿En qué forma llegará a ser y permanecerá prácticamente santo? No es más que un joven, lleno de pasiones, y escaso en conocimiento y experiencia; ¿cómo conseguirá rectitud y persistirá en ella? No hubo nunca una pregunta más importante para el hombre; nunca hay un momento más apropiado para hacerla que al comienzo de la vida. C. H. S.

Se asigna un lugar prominente al joven en el Salmo ciento diecinueve, uno de los veintidós apartados entero. Es apropiado que sea así. La juventud es un período impresionable, apto para el mejoramiento. Los jóvenes son el futuro sostén de la sociedad, y el temor del Señor, que es el principio de la sabiduría, debe empezar en la juventud. La fuerza, las aspiraciones, las expectativas intactas de la juventud, son necesarias para el mundo; ¡oh, si fueran consagradas a Dios!

La misma pregunta muestra que su corazón no se halla en un estado corrupto. Existe el deseo; se necesita dirección. La pregunta es: «¿Con qué mantendrá limpio el joven su camino -una línea de conducta- en medio de un mundo contaminado y contaminante? John Stephen

Con guardar tu Palabra. Joven, la Biblia debe ser tu mapa y guía, y debes estar muy alerta de que tu camino sea conforme a sus instrucciones. Has de vigilar tu vida diaria, así como estudiar tu Biblia, y has de estudiarla para que puedas vigilar tu vida diaria. A pesar del mayor de los cuidados un caminante se perderá si el mapa que consulta está equivocado y le desvía de la ruta; pero con un mapa correcto también se perderá si no lo sigue. El camino estrecho no se halla por casualidad, ni nunca llega uno despreocupado e indiferente a llevar una vida santa. Podemos pecar sin pensarlo; nos basta con descuidar a la gran salvación y echar a perder nuestras almas; pero el obedecer al Señor y andar rectamente exigirá todo nuestro corazón, alma y mente. Que recuerden esto los descuidados.

Un capitán puede velar desde cubierta toda la noche, pero si no sabe nada de la costa y no tiene piloto a bordo lo más probable es que esté apresurando el momento del naufragio. No basta con el deseo de obrar rectamente, porque la ignorancia puede hacernos pensar que estamos haciendo un servicio a Dios cuando estamos provocándole, y el hecho de nuestra ignorancia no va a invertir el carácter de nuestra acción, mucho menos mitigar nuestra responsabilidad. C. H. S..

La Palabra es la única arma (como la espada de Goliat, incomparable) para abrirse paso y hacer estragos en el enemigo obstinado, nuestros deseos carnales. La Palabra de Dios puede dominarlos aun cuando se hallen en el apogeo de su orgullo; si hay un momento en que la concupiscencia ruge con más ardor es cuando la sangre joven hierve en nuestras venas. La juventud es voluble, y sus concupiscencias ardientes e impetuosas; su sol sigue ascendiendo, y cree que queda mucho para el anochecer; así que ha de ser un brazo poderoso el que aparte de sus deseos al joven, edad en que mejor los saborea el paladar. Bien; que la Palabra de Dios se encuentre con este joven y desafíe su bravura cuando tenga el festín de los deleites sensuales delante; basta con el susurro de unas pocas sílabas en su oído, que despierte su conciencia con su punzada, para que huya de ellos a toda prisa, como lo hicieron los hermanos de Absalón de la fiesta cuando vieron a Amnón, su hermano, asesinado sobre la mesa. W. Gurnall

Las Escrituras nos enseñan la mejor manera de vivir, la manera más noble de sufrir, y la manera más confortable de morir. John Flavel

Vers. 10. Con todo mi corazón te he buscado. El modo más seguro de limpiar el camino de nuestra vida es buscar a Dios mismo, y esforzarnos por permanecer en comunión con El.

No me dejes desviarme de tus mandamientos. Hemos de ser buscadores tan sinceros e íntegros que no tengamos tiempo ni deseos de descarriamos, y con todo nuestro corazón hemos de cultivar un temor celoso, para no apartarnos del camino de la santidad.

Hay dos cosas que son semejantes y, con todo, muy distintas: los santos son «forasteros» ~<soy un forastero en la tierra»- (vers. 19), pero no son vagabundos: pasan por un país enemigo, pero siguen su ruta de modo directo; están buscando a su Señor mientras atraviesan esta tierra extraña. Su camino está escondido de los hombres, pero ellos no lo han perdido. C. H. S.

Vers. 11. En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti. No llevaba este texto sobre su corazón como un amuleto, lo llevaba dentro como una regla. C. H. S.

Hay mucha diferencia entre los cristianos y los mundanos. El mundano tiene sus tesoros en joyas, que están fuera de él; el cristiano los tiene dentro. Ni hay en realidad ningún receptáculo para contener la palabra de consolación como no sea el corazón. Si la tienes sólo en la boca, te la quitarán; si la tienes en tu libro solo, no la hallarás cuando más la necesites; pero si la guardas en tu corazón, como María las palabras del ángel, ningún enemigo podrá sacarlas de allí, y hallarás que es un tesoro consolador en tiempo de necesidad. Wm. Cowper

Este dicho, guardar o esconder, significa que David se esforzaba no para ser ambicioso y destacar y hacerse glorioso delante de los hombres, sino que tenía a Dios por testigo del deseo secreto que llevaba consigo. Juan Calvino

Bernardo observa que el pan material en la alacena puede que se lo coman los ratones, enmohezca y se eche a perder; pero cuando es ingerido en el cuerpo, desaparece este peligro. Si Dios te capacita para tomar el alimento del alma en tu propio corazón, está libre de todo riesgo. Geo. Swinnock

Para no pecar contra ti. Aquí hay el objetivo perseguido. Como ha dicho alguien: Aquí hay lo mejor «Tu Palabra»; escondida en el mejor lugar «en mi corazón»; con el mejor de los propósitos «para que no peque contra ti» C. H. S.

Vers. 12. Bendito tú, oh Jehová. Tan pronto como la Palabra está en el corazón surge un deseo de hacer caso de ella y aprenderla. Cuando se ha comido el alimento, sigue la digestión del mismo; y cuando es recibida la Palabra en el alma, la primera oración es: «Señor, enséñame su significado.» C. H. S.

Enséñame tus estatutos; porque sólo así puedo aprender el camino a la dicha. Tú eres tan bienaventurado que estoy seguro de que te deleitas en bendecir a otros, y este bien ansío que tú me des, que me enseñes en tus mandatos. Las personas dichosas generalmente se regocijan en hacer dichosas a otras, y sin duda el Dios bienaventurado querrá impartir la santidad que es la fuente de la felicidad. La fe impulsó esta oración y le dio base no ya en algo que hubiera en el hombre que ora, sino sólo en la perfección del Dios a quien hace suplicación. Señor, Tú eres bendito; por tanto, bendíceme enseñándome. C. H. S..

Todo el que lee este Salmo con atención ha de observar en él una gran característica, y es lo decisivas que son sus afirmaciones de que para guardar los mandamientos de Dios no se puede conseguir nada por la fuerza humana, sino que es El quien ha de crear la voluntad para la ejecución de este deber. Geo. Phillips

Vers. 13. Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca. El haber sido, como Noé, un predicador de la justicia es un gran gozo cuando los diluvios suben y el mundo impío está a punto de ser destruido. C. H. S.

Vers. 14. Me complazco en el camino de tus testimonios más que en todas las riquezas. Las riquezas son adquiridas con dificultad, disfrutadas temblando, y perdidas en amargura. Bernardo

Vers 15. En tus mandamientos meditaré. El que tiene un deleite interno en algo no lo apartará mucho tiempo de su mente. Como el avaro con frecuencia vuelve a mirar su tesoro, así el creyente piadoso por medio de la meditación frecuente vuelve a la riqueza inapreciable que ha descubierto..

5 comentarios:

Rolando Arizpe dijo...

Hola :) oye tendras el libro: Preparándote para ser una ayuda idónea en PDF que me pudieras pasar porfavor

Saludos

Rolando Arizpe dijo...

gracias de antemano

Ruth Jonas dijo...

hola!, no lo tengo, pero dejame preguntar con algunas de mis amigas, tal vez alguna de ellas lo tenga, gracias por visitar mi blog.

Rolando Arizpe dijo...

:) gracias por responder, saludos

Noemi dijo...

Encontrar la paz que se encuentra en las promesas de Dios.

Pensaba en ti