martes, 28 de enero de 2014

¿¿Tengo Novio o Me Espero??.....Quedate en el Castillo...

Hola! hoy les quiero contar algo que platicaba con una de mis mejores amigas una tarde de domingo después del servicio en la iglesia.
Diana y yo tocamos la alabanza, sin embargo ese domingo nuestro pastor decidió que nos sentáramos a escuchar y ser bendecidas, ya que vendría un misionero a darnos su testimonio.
Llegamos y nos sentamos en una de las últimas filas de la iglesia para poder movernos con facilidad por si había alguna necesidad, de pronto vimos entrar rostros conocidos, eran jovencitas que hace tiempo fueron a la iglesia con nosotros, pero dejaron a Dios por que querían disfrutar del mundo y muchas de ellas expresaban su anhelo de tener un novio.
Una de ellas iba embarazada, tenía varios meses de embarazo, otra, se sentó a un lado de nosotros, iba con su pequeña en brazos y la última iba sola, sin hijos, ni acompañante, pero vestida de una manera poco decorosa.
Cuando mi amiga Diana y yo las vimos, sólo nos volteamos a ver y nuestro rostro fue de decepción y tristeza, cualquiera pensaría que Dios quiso que nos sentáramos a escuchar el testimonio, sin embargo esa no era la principal lección del día para nosotras.
Era inevitable nuestro asombro de saber que ahí estaban esas jóvenes que tiempo atrás caminaron con nosotras, pero ahora con sus vidas totalmente cambiadas, con futuros inciertos, sus matrimonios basados en obligaciones mas que en el amor de Dios y por sus rostros demudados sabíamos que no eran plenas, ¡iban buscando a Dios!, buscando una nueva oportunidad.
Entonces Diana y yo entendimos algo....vale la pena esperar, el tiempo de Dios es perfecto y nosotras somos sus princesas...
Hay una pequeña historia en un libro que se llama "Hijas del Rey", esta se titula "Quédate en el castillo", nos habla acerca de un rey, que tenía una hija que desde pequeña esperaba con ansia la llegada del príncipe con el que se iba a casar, su padre El Rey, la instruía en amor y sabiduría para que llegado el tiempo, la princesa pudiera convertirse en una reina, sin embargo, un día un joven del pueblo fue a dejar un encargo al castillo, ahí conoció a la princesa y le platicó las maravillas que había en el pueblo, las fiestas, los paseos, la música, el baile.
La princesa se emocionaba al oír todo aquello, pero le dijo que no podía ir, pues ella estaba siendo preparada para poder gozar de todo lo que tiene derecho la realeza, pero el joven día a día iba e insistía y la joven dejó de ver a futuro, sólo quiso ver el presente.
Así que una noche después de que todo el castillo se durmiera, decidió salir a escondidas del castillo y conocer ese mundo tan "fantástico" que su padre el Rey le había negado conocer, al principio, todo fue deslumbrante, las luces, los colores, los sonidos, los aromas, el mismo joven que la había convencido de salir del castillo, la seguía tratando como princesa y así siguió por meses huyendo noche tras noche, hasta que un día decidió casarse con aquel joven.
 

Le dio la noticia a su padre, el se entristeció en gran manera, aunque le dijo que cada noche el la veía irse del castillo y rogaba por que regresara, pero que el castillo no era una cárcel y que podía irse cuando quisiera, entonces le dijo:  QUIERO QUE SEPAS QUE SI TE VAS DE AQUÍ, LAS COSAS NO VOLVERÁN A SER LO MISMO, MI AMOR POR TI NUNCA CAMBIARÁ, PERO TODO, TODO, LO DEMÁS SÍ CAMBIARÁ.
Ella vaciló por un momento, pero sólo por un momento, eran mas fuertes ilusiones del pueblo,
 

que todo lo que el Rey le había ofrecido, así que le dijo, se que el joven no es de la realeza pero lo amo y me iré con el.
Un año después ella despertó adolorida de la espalda, era normal, el último mes de embarazo es muy cansado, volteó y vio entrar a su esposo borracho y balbuceando algo, ella se paró y tenía que ayudarlo a sentarse, para después ir a ver cómo podía salir adelante.
Volteó al castillo que se veía desde todo el pueblo, en ese momento vio a un príncipe acercándose a la puerta del castillo, su puerta hace no mucho tiempo,  vio cuando su padre abrió la puerta, por los ademanes que hacía ella pudo entender que era el príncipe que había ido por ella y que su padre le estaba dando la noticia de que ella había decidido irse, ella vio como el príncipe se alejó después de recibir un abrazo de consuelo del Rey, entonces ella sintió las lágrimas calientes que caían por sus mejillas.....NADA...PENSÓ... NADA VOLVERÁ A SER IGUAL.
 
Yo hoy te quiero invitar a algo princesa..... QUEDATE EN EL CASTILLO....tu Padre Celestial tiene lo mejor preparado para ti, no pierdas la paciencia.
 
 
RUTH

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es verdad la.historia esta hermosa yo la lei tiempo atras yo sentia q Dios me estaba diciendo la historia .....fue algo q quedo grabado en mi alma gracias x compartir y si yo te apoyo vale.la pena esperar y seguire esperando !!

Anónimo dijo...

Por casaualidad encontre este blog! Esta hermoso! Bendiciones

africa4525 dijo...

Esa historia se parece a un fragmento que leí del libro hijas del Rey.

Ruth Jonas dijo...

hola africa, a iniciar la historia como puedes leer, menciona de qué libro fue sacada la historia, que tengas lindo día!

Emily Silveira dijo...

Me he hecho está pregunta por mucho tiempo pero Dios me ha contestado hoy

Pensaba en ti