lunes, 26 de septiembre de 2011

EL BORDADO

En estos días leí esta pequeña analogía, sirvió tanto a mi vida que se las quiero compartir:


Cuando y era niña, mi madre acostumbraba hacer muchos bordados. Yo me sentaba en el piso a sus pies y mirando hacia arriba, le preguntaba acerca de lo que estaba haciendo. Ella me respondía que estaba bordando. Yo le decía que a mi parecer el bordado era un desastre.
Mi madre sonreía, miraba hacia abajo y decía: "hija, sigue con tus actividades, cuando yo termine el bordado te sentaré en mi regazo para que veas lo de arriba".
Porque mis pensamientos no son vuestros 



pensamientos, ni vuestros caminos
 mis caminos, dijo Jehová.
Isaias 55:8
Mientras, yo me preguntaba por qué ella usaba hilos de colores oscuros junto con colores claros y por qué todo parecía un revoltijo. Transcurría algún tiempo y entonces escuchaba la voz de mi madre que me decía "Hija, ven siéntate en mi regazo".
Pues con prontitud yo subía y me sentaba en su regazo. ¡que sorpresa! Quedaba totalmente encantada al ver una bella flor o quizá una puesta de sol. Yo no lo podía creer, por que de abajo se veía todo desordenado.
Entonces mi madre me decía: "Hija, desde abajo parecía todo un desorden y un revoltijo, pero lo que tu no sabías es que por encima había un dibujo ya trazado. Ya había un diseño. Yo no hice más que seguir el diseño. Ahora mirándolo por arriba, puedes ver lo que estaba haciendo".
A través de los años muchas veces he mirado hacia arriba a donde está mi Padre Celestial y he dicho" Padre!!!! oh Padre!!!!  ¿ que estás haciendo?, El me ha contestado: "Estoy bordando tu vida". Yo le digo: "Pero a mí me parece un desorden, se ve taaaan revuelta, los hilos son tan oscuroos!!, ¿por qué no usas solamente colores brillantes?? Mi Padre parece decirme: "Hija mía, sigue ocupada en lo que te he encargado y algún día yo te traeré al cielo y te sentaré en mis piernas para que veas el diseño desde aquí arriba".
Autor desconocido
(esta es una almohada que hizo mi mamá)

Como son más altos los cielos que la tierra, así 
son mis caminos más altos que vuestros caminos, 
y mis pensamientos 
más que vuestros pensamientos.
Isaias 55:9


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta hermosa esta analogía; el amor de Jesús por mi es tan grande e incomparable, no cabe duda que sus caminos son MAAAAAS altos que los que un ser humano puede tener en esta tierra. Gracias Ruth por compartir esta hermosa historia, me ha sido de gran bendición recordar que nunca nada de lo que me pase esta fuera de los PERFECTOS planes de mi PRECIOSO SALVADOR.

Jazmín dijo...

Que hermosa almohada!!

Anónimo dijo...

Ame esta analogía, me fue de muchisisisima bendición y cuando la leí vino a mi mente el canto que tanto me gustaa... "Esta paz que yo siento en mi alma no es porque todo me va bien,Esta paz que yo siento en mi alma es porque yo sirvo a aquel que es fiel!!
Que dicha vivir confiados en que sus planes son perfectos y todas las cosas son para bien a los que le aman!!
Atte: tu hija!

Karisa Rivera dijo...

Que lindo relato!!

Te invito a dejar tu enlace en mi sito Mujer Radiante:

http://mujerradiante.com/festival-de-blogs-2

Me encantaria que compartieras con mis lectoras =)

Bendiciones!

Ruth Jonas dijo...

gracias Karisa! claro que si en un ratito paso!!, ese es el motivo por el que escribo, para contar mis experiencias y que puedan bendecir a otros como Dios me ha bendecido a mi!

Pensaba en ti